Sales de casa. Al cerrar la puerta, te das cuenta de que te has dejado el teléfono móvil dentro de casa. ¿Qué haces?

Si has respondido “volver a entrar y coger el móvil” sin más, no pasa nada. Pero si sólo pensar en la situación te ha hecho tener sudores fríos, es probable que sufras de nomofobia: la fobia incontrolable a no tener el móvil cerca. Esta fobia de nuevo cuño se manifiesta en forma de una gran ansiedad cuando la persona que la sufre no puede usar su teléfono móvil o se queda sin batería, crédito o cobertura.

La palabra “nomofobia” proviene del inglés, como una contracción de “no-mobile-phone phobia“. Fue acuñada en dos estudios, en Inglaterra y España, con más de de 2000 participantes. En este estudio se demostró que la ansiedad que siente un nomofóbico al no tener su teléfono móvil cerca es equivalente a los nervios del día antes de su boda o de los de una visita al dentista.

Los nomofóbicos pueden sufrir otras “alteraciones del comportamiento” como la whatsappitis o la selfitis: la incapacidad de dejar de comprobar las notificaciones de whatsapp en cuanto llegan o hacerse selfies continuamente a lo largo del día.

Selfitis - PC repair Tarragona

No es extraño ver a cada vez más gente caminar por la calle o llevar a cabo cualquier actividad diaria sin despegar los ojos de la pantalla de su smartphone. El teléfono móvil es una gran herramienta que nos abre una ventana a un mundo de información y conexión, pero cuando esta conexión se convierte en casi únicamente virtual empiezan los problemas

Cómo solucionar la nomofobia

¡Usa un teléfono básico! Sí, has leído bien: un teléfono básico, de aquellos que sólo sirven para hacer llamadas y poco más, puede ser la solución a tus problemas si la ansiedad de quedarte sin batería en medio del día es demasiado para ti. No serás el único en utilizarlo: el año pasado se vendieron más de 44 millones de teléfonos básicos y vintage de menos de 50 euros, y las grandes casas están reeditando sus antiguos modelos para “desintoxicarnos”. Un ejemplo: este año 2017 Nokia reedita su clásico “ladrillo”, el Nokia 3310

¿No quieres tener que cambiar tu teléfono por uno más básico? Prueba entonces a ponértelo un poco más difícil: instala alguna aplicación para bloquear otras aplicaciones, como AppLock.

¿No quieres ponértelo difícil? Bueno, entonces sólo te queda pedir ayuda a amigos y familiares… o dejar de pagar la tarifa de datos. ¡Ánimo, de todo se puede salir! ⚡?⚡